7.3.02

24.2.02


Thanksgiving day

Para gracias las que tienen mis amigos Ciccobella y Gordobolo: por acogernos en su vida durante unos días y por venir a ocupar la mía en este lugar. No me importaría nada poder alargar la ausencia varios meses para disfrutar de su hospitalidad y su genio, pero ya saben cómo es la vida; lo que sube siempre baja.

Coincido con Gordobolo y Thoreau cuando dicen que no hace falta viajar por el mundo para conocerlo, que basta con mirar atentamente por la ventana. Y qué les voy a contar a Vds de las posibilidades de la red como instrumento de exploración y conocimiento. Sin embargo, los viajes nos alejan de las esclavitudes cotidianas en las que voluntariamente enterramos buena parte de nuestro tiempo. Y nos sacan de contexto.

En los próximos días les cuento cómo fue el contexto de la semana pasada.

22.2.02

FIN DE UN CAPÍTULO

Pues parece que mi suplencia llega a su fin, aunque no sé muy bien cómo estará Vendell mañana con el cambio horario. Desde aquí les deseo un feliz retorno.
Haciendo minibalence, y pese a mis reticencias de señorita, creo que me ha gustado esto de llevar un diario por una semana. Lo que no pienso abandonar es este mundo.
Debo decir que pese a mis 34 añitos me siento indefenso y sensible como no debió sentirse nunca una damisela medieval (Semejantes hidalgonas que vivían de la tierra y de conservar sus derechos no creo que fuesen realmente delicadas), y que todos los días temía que alguien hiciese un comentario hiriente contra el que no tendría defensa. Son las cosas de hacer pública cierta intimidad.
¡Pero cá!, todo ha resultado estupendo y, de tener fuelle, creo que disfrutaría mucho continuando con el asunto. Gracias a los lectores y comentaristas, y hasta pronto; Grdobolo y La chita callando, dos en uno.

21.2.02

CONFESIONES SIN PROPÓSITO DE ENMIENDA

He roto mi costumbre de escribir por la noche porque necesito confesar algo.
Lo siento , no es nada escabroso, se trata de confesar públicamente mi ignorancia en varios temas: uno, la informática, lo reconozco en este lugar tan poco apropiado, dos, el inglés, no tengo ni zorra de ese idioma, y tercero, lo que es realmente grave, la física. No sé nada de esa materia y es grave porque esta bitacora se caracterizaba por su apego al mundo científico. Y el caso es que yo lo intento, pero no consigo, prestar la suficiente atención
Por ejemplo creo que mi inteligencia y cultura llega hasta comprender el principio de Arquímedes que explica porque los barcos no se hunden. Pero si me pongo a pensar en esto con un poco de detenimiento lo que más me interesa es ¿Quién va en el barco? ¿Tendrá este buque bandera de conveniencia? ¿Qué pensaren los marineros al ver desde la borda nuestras verdes costas? ¿ Se acordará mucho el capitán de su tierra allá en la meseta? Y hablando de eso, no sé si creer a los que dicen que su mujer se alegra de que pase tantos mese fuera, y no porque esté liada con el médico de cabecera como enseguida se creyó, no, es porque en realidad no le gusta el olor de su marido. Cosa que sólo le confesó a su mejor amiga, Lucía, esa que tiene la manía de regalar siempre marcos de plata. Una vez un psicólogo, cuando lo de su separación, le dijo que era por haber pasado una infancia llena de restricciones, a ella esto le pareció mal, aunque no sabría decir el porqué.
Como se ve la pregunta acaba siendo ¿Es la plata un valor perdurable para personas con cierta inseguridad? y no como debiera ¿Por qué flota el barco?
Gordoboleando una vez más

20.2.02

PONGÁMONOS REGIOS

El jueves próximo he quedado con los reyes. No, por desgracia no me refuiero a sus sabias y generosas majestades de oriente, tampoco a los reyes del mambo, ni siquiera a los reyes de la fiesta, o ¡cuchi, cuchi, cuchi! a los reyes de la casa. No, me refiero a SSMM los Reyes de España.
Espero haber sido epatante, pero ahora diré la verda. Mi amiga Miranda me dijo hace un mes "¿Te vienes a la botadura del barco que estamos construyendo?" , a lo que respondí "Sí". Entonces continuó ella "Pues dame el número de tu DNI por motivos de seguridad", "Vale" dije yo. Y luego seguimos hablando hasta agotar el número de comillas que permite la buena educación. Y cuál no será mi sorpresa cuando me entero, leyendo el periódico local, esta misma mañana que a tal evento, además de nuestra amiga Miranda, de Marilyn, de la incombustible niña Luna y mi hermanito pequeño, vienen nada más y nada menos que Juan Carlos I Y Sofía.
No es que yo sea muy monárquico, incluso si lo pienso bien lo soy poco, por lo de la desigualdad, pero estoy deseando que ocurra, aunque sólo sea para luego contarle a todo el mundo cómo iba engalanada nuestra monarca.
Y menos mal que esta pequeña noticia me ha alegrado el día, porque entre la lluvia continua, el quiste de mi perra y las desgracias generales del mundo estaba un poco alicaído.
En fin, aquí Gordolobo un poco más Real pese a este lazo virtual que nos une.

19.2.02

EL RECADERO AUSENTE

Esta tarde la he pasado haciendo recados (dar de comer a un gato a dieta, a dos perros negros con problemas de infantilismo y exceso de fuerza, yendo a la farmacia a por un arsenal de antigripales y a casa de un amigo a la búsqueda de esquejes de aucuba). Este pueblo en el que vivo es muy plano así que todos los recados los hago en bici, y claro, pedaleándo se piensa muy bien. Entre otros increibles hallazgos de semejante actividad destaco: Estoy harto de que mirlos, petirrojos, tordos y demás encantadoras criaturas se dediquen en cuerpo y alma a remover mi jardín y pedaleando he descubierto una de las razones de que últimamente abunden tanto: al abandonar el cultivo de las tierras éstas se han llenado de árboles y matorrales. También es cierto que afortunadamente ya no se ven jovenzuelos con escopetas de balines ¿Las habrán prohibido?
Además de esta joya se me ocurrió pensar un poco en esto de los diarios por la red. Más que nada en lo difícil que es encontrar el tono adecuado. Si uno escribiese un diario pondría en él lo que le apeteciese por muy poco interesante que fuese (Hoy he comido un plátano, faltan dos días para que llegue el Super Pop, como escribía mi hermana al final de su infancia). Si en vez de un diario fuese una publicación uno sabría a quién va destinado o qué pretende conseguir con ello, pero no es el caso. Tampoco es como escribir cartas a mi amiga Anita-Icíar o a Lois Bois, aunque al principio pensé en que era así como debía tomármelo. El caso es que se trata de una especie de diario que esperas que alguien lea (¡Dios mío!¿No es eso lo que hacen todos los adolescentes?). Estoy desendo que vuelvan Marylin, Sapín y Vendell de su largo viaje a fin de poder seguir siendo un lector y no tener que hacerme tantas preguntas.

18.2.02

LA POLÍTICA Y LA MUERTE

Veo que todo el mundo se interesa por la política y a mí me gustaría ser uno más, discutir enconadamente de leyes del botellón, de velos en la escuela, de leyes de la universidad o de cualquier otro asunto que le dé por trastocar a nuestros gobernantes. Pero no puedo. Siempre llego a la misma conclusión, todas las partes tienen algo de razón así que todos tienen que ceder un poco. Como tampoco pienso que quien detenta el poder político actúa siempre de mala fe tampoco logro enfadarme demasiado, aunque a veces...
En cambio me llama Sara desde Barcelona para contarme que desde hace unos días encuentra a todo el mundo guapísimo, y no sólo me siento interesado por semejante tema sino nos pasamos un buen rato comentándolo.
Yo no creo que se trate de inconsciencia o frivolidad. Puede que sea la edad. Cierta amiga sostiene que pasados los treinta se ve la vida con más calma, lo cual parece sensato, pero al mismo tiempo vuelven ha hacerte gracia los chistes verdes y los más burdos, lo que parece demostrar cierto infantilismo.
Ahora hasta me hace gracia el chiste de "Ha visto usted a Mistetas", en cambio creo que sería incapaz de volverme a leer las obras completas de Pavese, creo que tal vez ni una sola de sus obras. Verrà la morte, e avrà il tuoi occhi.